Ir al contenido principal

STOP BULLYING


"Aunque ya sea tarde para muchos, quizá aún estamos a tiempo para otros. Es trabajo de todos acabar con esto. Así que desde aquí, aporto con lo que puedo, mostrando las dos caras de una misma moneda. "


Me inventaré para tí un defecto,
y lo convertiré en pesadilla.

Cuando de noche ya no descanses
y creas que no puedes más,
sólo entonces,  podré disfrutar.

Convertiré tu pesadilla en infierno,
para llenar mi vacío 
con tus lágrimas de oscuridad.

Llora, llora,
que a mí me da igual.
¿No ves que así soy más popular?

El negro será para tí, 
¿Qué es eso de ser tan feliz?
No, no. Un poco más
aun puedes sufrir.

Un día tras otro,
y al otro también.

No hay tregua ni descanso,
no hay hartura ni razón.

No me dejas ni el almuerzo,
no me pides ni perdón.

Me persigues y me cazas,
y sólo buscas meter baza

Mientras se permita tu maldad,
yo estaré solo con mi soledad.



"El momento exacto es ya demasiado tarde"

Entradas populares de este blog

Ambiciones.

Suelo ser de las que andan por andar
con la esperanza de que siga habiendo camino a mis pies
siempre con el miedo a encontrarme el  precipicio.
Soy de las que dan vueltas y vueltas
y mas vueltas a las rotondas
hasta que decido por donde seguir,
y por fin, en este preciso instante se ha encendido una vela,
por primera vez, sé exactamente lo que quiero:

Quiero ser tu compañera
de sábado noche en cualquier bar
y de domingos de resaca
 tirados en el sofá.

Quiero caerme mientras tu me miras,
y qué no te importe ayudarme a levantar.
Caerme contigo
y esta vez,
no levantarnos hasta mañana o pasado,
y hacer de la cama nuestra amiga
Una vez,
otra,
y otra más.

Quiero dar la vuelta al mundo
para estar cabeza abajo
con los pies medio colgando.

y por supuesto,
quiero llamadas a contratiempo,
y sexo a tiempo completo.

Quiero que el mundo nos siga dando igual,
cuando nos tumbamos a soñar.

Lo quiero todo,
pero contigo.








IN(f)VIERNO

Insomnio enredado 
entre sábanas empapadas de sudor agónico. 
Intolerables inviernos  escondidos tras miradas hundidas en la viscosa tinta
de mi bolígrafo azul. 
Estrofas modificadas,  tachadas,  subrayadas y vomitadas una y otra,
                y otra vez hasta quedar sumergidas 
en una página cualquiera del cuaderno.
Paseos 
que nunca llegaron a serlo. 

Viajes mentales 
sin movimiento aparente. 

Y, muy de vez en cuando,  si acaso consigo vencer el insomnio agónico de mis sábanas, 
acechan, sin piedad, fantasmas de un pasado intenso,  y de algún modo, todavía doloroso.
Así, se resume un jodido invierno sin ti. 

Y por fin, 
Llegó la primavera.